Portada Compañía Productos Novedades Servicios
Novedades

Lumbalgias son la segunda causa de ausentismo laboral

Después del resfriado común, los dolores de espalda son la causa principal de ausentismo laboral y baja de productividad, lo que tiene un alto costo parea las empresas. Aspirina, analgésico/antiinflamatorio, es una eficaz medida de alivio contra dolores dorsales y lumbares.

La lumbalgia es una molestia localizada en la zona lumbar o baja espalda y que, según explica el Dr. Carlos González de Vega, especialista en Medicina de la Educación Física y del Deporte y Director Médico del Centro de Medicina Deportiva y Rehabilitación (MeDyR) de Madrid, "puede limitar la actividad diaria. De hecho, es la segunda causa de ausentismo laboral tras el resfriado común".

Según señala el Dr. González de Vega, se sabe que las lumbalgias, que pueden aparecer de forma paulatina y hacerse más intensas a medida que avanzan los días o aparecer con intensidad desde un primer momento, se producen principalmente por alteraciones en las cinco vértebras lumbares y en la zona sacra, sobre todo en la articulación lumbosacra. Los estudios que han investigado sobre las causas de los dolores lumbares han puesto de manifiesto que la incidencia de lumbalgia es más frecuente en los países con un nivel de desarrollo más alto. En este sentido, dice, "el sedentarismo incrementa la incidencia del dolor lumbar". De hecho, apunta el Dr. González de Vega, "nueve de cada diez dolores lumbares están relacionados con una falta de función en esa zona y una mala compensación de la musculatura lumbar y la abdominal, que es la que compensa la musculatura lumbar. Es importante señalar que al hablar de la musculatura abdominal, nos referimos a la musculatura abdominal profunda (y no la superficial), que es la que mayor beneficio produce al ejercitarla”.

La musculatura lumbar es, entonces, la encargada de corregir el equilibrio de la zona pélvica y puede ser ejercitada. Para ello, siguiendo las recomendaciones del Dr. González de Vega, se pueden realizar ejercicios tan sencillos como "esconder la barriga durante cuatro o cinco segundos para soltarla muy lentamente después, un ejercicio muy simple que se puede compaginar con otras tareas y actividades sin ningún esfuerzo".

Parece entonces razonable aplicar el concepto de prevención para evitar o disminuir las consecuencias de este dolor. Esto se consigue mediante reeducación postural (al agacharnos, coger peso,…) y recuperando una actividad física que permita una condición muscular mejor. "Esto no significa", puntualiza el doctor González de Vega, "hacer un ejercicio físico exhaustivo sino tonificar esta zona e incrementar la actividad física caminando más (subiendo y bajando escaleras o caminando 20 o 30 minutos diarios,…). En definitiva, las personas con una mayor actividad física tienen una incidencia de dolor de espalda claramente menor".

Para superar el dolor y la contractura muscular asociadas a la lumbalgia, uno o dos comprimidos de Aspirina han demostrado tener una rápida y eficaz acción de alivio y de desinflamación.

Fisioterapia recuperadora

Una vez que se padece el dolor lumbar, hay que aplicar diferentes medidas en función de la fase en la que se encuentre el paciente. El reposo está indicado en una fase aguda y durante las primeras 24 horas, si bien es cierto que el reposo mantenido empeora el dolor lumbar. Lo ideal, señala, "es que la persona vuelva a un cierto grado de actividad lo antes posible". Así lo indica un estudio llevado a cabo en Finlandia, por el cual se hizo un seguimiento de 6-8 años a 25.000 pacientes con dolor lumbar y que trabajaban en un mismo entorno. Según este trabajo, se observó que los pacientes que siguieron una terapia física recuperadora y se incorporaron a la actividad, experimentaron mejoras claramente superiores respecto a los que hicieron reposo e, incluso, frente a los que se incorporaron a la actividad física solamente.

La fisioterapia recuperadora pretende recuperar la función lumbar, lo que se consigue con unas pautas de ejercicios iniciales que se enseñan al paciente. Esto se complementa con sesiones de reeducación postural sobre ergonomía (sobre todo para aquellos que trabajan muchas horas sentados), para corregir vicios posturales, así como tratamientos analgésicos locales (ultrasonidos, electroterapia,..). También existen ejercicios que se pueden hacer en casa y, de esta forma, mejorar la zona lumbar (ejercicios de trabajo abdominal y de rehabilitación lumbar), que se enseñan en las "escuelas de espalda", con las que se pretende enseñar hábitos posturales correctos, y que forman parte de nuestra actividad diaria.

LA LUMBALGIA

- Afecta a entre un 70 y 85% de la población a lo largo de la vida
- Es la segunda causa de absentismo laboral después del resfriado común
- Es la primera causa de limitación física en personas de menos de 45 años
- Tiene mayor incidencia en países desarrollados
- No mejora con el reposo
- Un buen balance muscular y una aceptable condición física lo previenen
- Una buena rehabilitación basada en una pronta y progresiva actividad, se demuestra como el tratamiento más eficaz.

Fecha de la publicación: 15/10/2003


Molestias en la espalda, un problema que afecta el trabajo
  Molestias en la espalda, un problema que afecta el trabajo